Moneda local, la solución coreana