No hay relación entre la fe y el pago de impuestos a la Iglesia