Colombia busca cómo pagar la paz