Con el recibo a oscuras y la estufa apagada