El BCE no lo puede todo

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por
    Noviembre 2014

    Estancamiento: El Banco Central Europeo ensaya nuevas fórmulas para reactivar la demanda, pero depende de Alemania.

    Sede del BCE, en Fráncfort. FOTO: JOERG HACKEMANN/123RF

    Es imposible convencer a alguien de que haga algo que no quiere hacer. La inflación no para de disminuir en la zona euro. En agosto pasado cayó al 0,4% de ritmo anual y en España e Italia los precios bajan. Para evitar el riesgo de deflación, el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto en marcha un conjunto de medidas. Pero su eficacia es dudosa.

    En primer lugar, el BCE anunció un nuevo programa de préstamos a largo plazo a los bancos por un montante de 400.000 millones de euros. Pero el mes de septiembre, los bancos europeos sólo pidieron 83.000 millones. Y, aunque se ha anunciado una segunda ronda el mes de diciembre, es más que posible que no se llegue a los 400.000 millones.

    No es la primera vez que el BCE presta a largo plazo a los bancos. Ya lo hizo en 2011-2012 por un total de un billón de...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.