El ‘milagro’ tiene claroscuros