En nombre del turismo, ¿vale todo?