LA FOTO DE AGUSTÍ CARBONELL // Sólo queda el exilio interior