La policía gana con los saqueos