Los asalariados, a la puerta de los consejos de administración