Panamá quiere un presidente, no un CEO