Reducir el CO2 aún es rentable