Un pretexto imposible para una reforma injusta