Una nueva conciencia para una nueva economía

  • Agosto 2017

    El Foro NESI busca aunar corrientes para ‘cocrear’ un cambio de sistema bajo la Carta de Málaga para la Nueva Economía y la Innovación Social.

    FOTO: @nesiforum

    Un nuevo paradigma está emergiendo. Las personas, en todo el mundo, estamos siendo testigos de una nueva conciencia que comienza a construir una nueva economía. Una economía que no se enfoca sólo en “el mercado”, sino que se basa en un sistema social y ecológico. La nueva economía que necesita el mundo no trata sólo de tecnología: trata también de valores. Es aquella que antepone cubrir necesidades a sólo satisfacer deseos; cuidar y vivir antes que consumir; solidaridad y colaboración en lugar de individualismo y competición; democracia y distribución de la riqueza frente a la concentración de poder. Es aquella que ofrece soluciones y no problemas frente a retos como las migraciones forzosas y el cambio climático; y aquella que preserva la armonía entre el ser humano y el planeta ofreciendo un modelo regenerativo y no extractivo. 

    Hoy, conscientes de que tenemos metas comunes y de que uniéndonos somos más fuertes, proponemos mayor cooperación e innovación social para la transición hacia un sistema económico nuevo que trabaje dentro de los límites de un planeta ecológico basado en capacidades compartidas, justicia económica y social y derechos humanos. 

    Hoy, convocados por el Foro de la Nueva Economía e Innovación Social (NESI), afirmamos que el objetivo, los valores y las estrategias que siguen serán la guía para la cocreación de una nueva economía.  Su meta será servir a las personas y al planeta.

     

    LOS VALORES 

    Para lograr este objetivo, necesitamos un sistema de derechos y valores en el que la justicia, la solidaridad, la sostenibilidad, la igualdad, la autonomía y la colaboración estén en su centro. 

     

    LA AMBICIÓN  

    Soñamos y nos comprometemos a cocrear:

    - Una nueva economía basada en derechos humanos., que preserve la armonía entre las personas y el planeta, que garantice una redistribución justa de los recursos existentes, que proporcione trabajo decente y acceso justo al ocio y que permita que las personas florezcan. 

     

    ESTRATEGIAS

    Nos comprometemos a la cocreación de esta nueva economía, basada en valores y derechos; un ecosistema económico mejor que integre los mejores modelos, basados en: 

    - Propósito social, como las empresas sociales, la economía para el bien común, la economía social y solidaria, el B-Corps o la banca con valores. 

    - Sostenibilidad ecológica, como la agroecología, la economía verde, circular o azul. 

    - La colaboración abierta y la justicia, como la economía colaborativa o de comunes. 

    - Relocalización, donde sea apropiado, como las ciudades de transición y otros que buscan encontrar un justo equilibrio entre lo local y lo global. 

    Todos estos modelos coinciden en interiorizar las metas y los valores de la nueva economía en cada organización, ya que incorporar éstas es una condición previa para lograr  las elevadas metas aquí defendidas. Todos estos modelos y muchos otros están repensando y reformando conceptos como la alimentación, el dinero, las organizaciones, el trabajo, la producción y el comercio. 

     

    NOS COMPROMETEMOS A

    - Una nueva economía en la que el dinero sea un medio y la banca y las finanzas estén al servicio de las personas.

    El propósito de la nueva economía será servir a las personas y al planeta

    La creación de dinero debe estar bajo escrutinio democrático, y las personas tener el conocimiento y la capacidad para participar en la solución de problemas como, por ejemplo, la deuda fuera de control. Una nueva economía, en la que consumidores, organizaciones privadas e instituciones públicas promueven un sistema bancario y financiero basado en valores y el bien común. Los mecanismos de distribución y solidaridad, como la filantropía y el trabajo de organizaciones caritativas y no gubernamentales, no sólo financian proyectos para resolver problemas creados por el sistema, sino que abordan las causas de estos problemas y mejoren el sistema. 

    - Una nueva economía donde las organizaciones contribuyan al bien común.

    Las organizaciones —con o sin fines de lucro— contribuyen al bien común. Ya se trate de empresas, ONG, redes o movimientos sociales, todas habrán de perseguir un propósito social y anteponer el beneficio a las personas y al planeta a un único beneficio económico. Organizaciones que desarrollen productos y servicios que satisfagan las necesidades humanas en armonía con el planeta; más colaborativos, democráticos y transparentes y que evolucionen hacia nuevas formas de copropiedad en las que todos los interesados puedan ser incluidos, contribuir y ser recompensados. Organizaciones formadas por personas que actúen repensando el concepto de propiedad llevándoles a considerar que no poseen el planeta, sino que lo administran por una corta duración, lo cual ayudará a garantizar los derechos de las generaciones futuras. 

    - Una nueva economía justa que proteja los derechos humanos y que proporcione a todas las personas acceso a la educación, habilidades y capacitación, así como un trabajo significativo, motivador y valioso.

    Nos comprometemos a cocrear una nueva economía en la que los derechos humanos estén protegidos y todas las personas tengan las mismas oportunidades de tener un trabajo significativo, motivador y valioso. Que garantice la predistribución y redistribución de los recursos existentes, considerando las necesidades de las generaciones futuras. Una economía que realce las capacidades y el potencial humano, que nos permita lograr una vida más compartida, equilibrada y feliz explorando y desarrollando nuestro potencial y cumpliendo nuestros sueños. Por esa razón, debemos repensar el concepto y el futuro del trabajo y considerar la remuneración de actividades como el trabajo doméstico, el cuidado infantil y de nuestros mayores, el trabajo voluntario y las actividades culturales y artísticas. 

    - Una nueva economía que promueva comunidades resilientes, la soberanía alimentaria y pueda crear mercados éticos.

    La economía debe promover comunidades resilientes en un mundo global e interconectado. En ella, las personas tienen derecho a decidir qué tipo de economía quieren para sus comunidades. Donde las personas tengan el derecho a vivir en pueblos, ciudades y regiones sostenibles, sociales, justas y colaborativas. Las personas y las comunidades pueden cultivar alimentos agroecológicos, producir energía sostenible, tener acceso a la tierra, construir casas asequibles con recursos locales y satisfacer sus otras necesidades como ropa u ocio. El comercio es un medio y no un fin. Allí surgen mercados éticos en el ámbito local territorial y supralocal. El comercio sirve a la gente y al planeta, y se tienen en cuenta la huella social y ecológica de los productos.

    Imágenes de algunos momentos del Foro NESI, celebrado en Málaga el pasado abril. FOTOS: @nesiforum

    Una nueva economía basada en alimentos producidos de manera sostenible en los sistemas alimentarios locales y territoriales, donde los campesinos y los pescadores tengan derecho de acceso a la tierra y el control de las técnicas tradicionales y las semillas autóctonas; donde los productores de alimentos a pequeña escala y los trabajadores tengan medios de vida dignos; donde se garantice a las personas el derecho a acceder a alimentos sanos, nutritivos, locales y agroecológicos, y donde la soberanía alimentaria exista. Donde los recursos hídricos permanezcan protegidos, accesibles y libres de contaminación. 

    - Una nueva economía donde se eduque a las personas para un mundo mejor.

    Nos comprometemos a cocrear una nueva economía en la que no se nos considere como recursos humanos al servicio de maximizar los beneficios económicos, sino que se nos valore como personas. Nos comprometemos a una nueva sociedad donde las personas sean educadas para ser la mejor versión de sí mismas capaces de contribuir al bien común. Las personas y las organizaciones vivirán en ella valores como la justicia, la sostenibilidad, la equidad y la colaboración y el sistema educativo, los medios de comunicación y las redes sociales apoyan esta visión. 

    Esta nueva economía basada en valores y derechos que acabamos de describir no es ni un cuento de hadas ni una declaración de propósitos ingenua. Por el contrario, se basa en la evidencia y la experiencia práctica entregada diariamente por millones de personas y organizaciones en todo el mundo. Además, esta nueva economía contribuirá a erradicar la raíz de problemas como las guerras, las migraciones forzadas y la competencia por los recursos. Esta nueva economía está aquí y ahora y va más allá del poscapitalismo. Nos muestra cómo podemos vivir más con menos y que la felicidad se ve reforzada por la sostenibilidad y el cuidado de los demás. Por todo lo anterior: 

    Hoy en día, soñamos y nos comprometemos a cocrear una nueva economía más sostenible, justa, colaborativa y centrada en las personas. 
    Hoy soñamos y nos comprometemos a cocrear  un mundo mejor. 

    Málaga, 19  de  abril de 2017 

     

    600 ENTREVISTAS

    * Carta de Málaga: el contenido se basa en la encuesta online en la que han participado más de 600 personas de 35 países, a cargo de D-lab (UB) y el Foro NESI, que la presentó en abril pasado.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.