Pobreza energética, ¿cuestión prioritaria?