Recuperar la confianza y la ilusión

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Exministro del Gobierno español y exvicepresidente de la Comisión Europea)
    Mayo 2019

    Firmeza: Las fuerzas democráticas no deben dejarse contaminar por los mensajes simples, pero extremadamente peligrosos, del populismo.

    ILUSTRACIÓN: PERICO PASTOR

    Las últimas elecciones europeas, celebradas hace cinco años, tuvieron lugar en un clima alterado en muchos de los países miembros de la UE por los coletazos de la crisis económica y la emergencia de opciones políticas de rasgos claramente populistas y/o nacionalistas, cuando no claramente xenófobas, y radicalmente críticas respecto del proceso de integración europea. Hoy, cuando estamos citados nuevamente para elegir a nuestros representantes en el Parlamento de Estrasburgo, la ola populista ha ganado terreno en otros países. Las promesas de plantarles cara, formuladas a la vista de los resultados de 2014 por las fuerzas políticas democráticas y proeuropeas, no se han traducido hasta ahora en decisiones suficientemente eficaces.

    No solo han aumentado las expectativas populistas de obtener más escaños...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario