Amnistía Internacional // Miedo, Culpa y chivos expiatorios