Un alto precio que pagar