La gente, siempre por delante del beneficio