... Y el crédito se secó