¿Y si viajamos de otro modo?

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 8 Julio, 2019

    Podemos intentar que los vuelos en avión vuelvan a tener su auténtico precio, impulsar otros medios de transporte y cambiar las costumbres.

    Qué se puede hacer para que la gente utilice menos el avión? La primera solución consiste en restituirle su precio justo de mercado, empleando instrumentos fiscales para acabar con las exenciones de las que se benefician el queroseno y los billetes internacionales decididas desde la Convención de Chicago de 1944.

    “Contrariamente a lo que se suele pensar, la Convención Internacional de Chicago sobre el transporte aéreo no prohíbe gravar el queroseno”, precisa Lorelei Limousin, responsable de políticas de transporte de la Red de Acción por el Clima. “Países como Brasil, Estados Unidos, Noruega, Suiza y Japón lo gravan ya en sus vuelos internos. Podrían firmar acuerdos bilaterales para gravarlo también en los vuelos que los conectan”, añade.

    A la espera de una muy hipotética renegociación de la convención, la Red de...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario