Ego las trampas del juego capitalista