¡El trabajo ya no es lo que era!

  • 10 Septiembre, 2019

    Lukas Biewald, CEO de la plataforma de microtareas CrowdFlower dijo allá en 2010, en un momento de franqueza: "Antes era muy difícil encontrar a alguien, sentarle durante diez minutos y hacer que trabaje para ti, y después de esos diez minutos, despedirlo. Ahora, con la tecnología actual, puedes encontrarlo, pagarle una pequeña cantidad de dinero y luego deshacerte de él cuando ya no lo necesitas". La posibilidad de disponer de talento bajo demanda (just in time) está cambiando la naturaleza de las empresas y también la naturaleza del mercado laboral y las relaciones laborales.

    Nadie pone en duda a estas alturas del partido que el trabajo ya no es lo que era. Robin Chase, fundadora de Zipcar, lo resume en estos términos: "Mi padre tuvo un solo trabajo toda su vida, yo tendré seis trabajos diferentes a lo largo de mi vida, mis hijos van a tener seis trabajos a la vez". Al dibujar esta evolución se hace evidente que la relación entre trabajador y empresa va a ser mucho más intermitente (pixelada), que no vamos a trabajar siempre con las mismas compañeras de trabajo, que en algunos casos vamos a trabajar en remoto sin compartir el mismo espacio físico, etc.

    En este escenario de alta fragmentación temporal y espacial entre las empresas y los trabajadores, ¿cómo se puede organizar una voz colectiva de estos trabajadores pixelados para defender sus derechos y necesidades? ¿qué papel están jugando los sindicatos tradicionales en España y otras partes del mundo? ¿se puede usar la misma tecnología que pixela el mercado laboral para organizar a los trabajadores?

    Las personas trabajadoras independientes e intermitentes aprenden a organizarse.

    Las personas trabajadoras son conscientes que para defender sus derechos laborales es necesario agruparse, tener una voz colectiva, generar redes de apoyo mutuo y ejercer una representatividad frente a las empresas tradicionales y/o las plataformas digitales laborales.

    Cuando la gente necesita algo, se organiza y lo hace. 

    En España uno de los colectivos más visibles han sido los repartidores (riders) cuando se organizaron las primeras huelgas (2017) contra Deliveroo. Los riders crearon Ridersxderechos como la primera plataforma unitaria para agrupar a todos los trabajadores que se han querido sumar al paro. La iniciativa surgió en Barcelona de la sección sindical creada en la empresa por la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC).

    Desde ese momento han ido surgiendo otras agrupaciones como la Asociación de Mensajeros en España (ASORIDERS) que fue promovida desde Deliveroo y que nunca ha sido percibida como realmente independiente de la empresa, la Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), que defiende que los riders sean autónomos para trabajar a su elección en diferentes plataformas, la Asociación Autónoma de Riders que apoya el modelo TRADE, etc.

    A nivel Europeo se ha creado la Federación Transnacional de Repartidores. La primera asamblea, celebrada en Bruselas en octubre de 2018, reunió a más de 60 riders de 12 países europeos, acompañados de sindicalistas e investigadores. El segundo encuentro se realizó en Barcelona los días 25 y 26 de abril 2019 bajo el título My boss is not an algorithm (Mi jefe no no es un algoritmo) con el liderazgo de RidersXDerechos y el Ayuntamiento de Barcelona.

    Otro ámbito muy proactivo en su organización es el de los conductores de Uber, Lyft y servicios similares cuando el modelo laboral es el de ser catalogados como trabajadores independientes. En Estados Unidos tenemos referentes de asociaciones como Independent Drivers Guild, que han forzado al establecimiento de un salario mínimo para los conductores en Nueva York, o Gig Workers Rising que está actualmente organizando una caravanas de coches para promover un cambio regulatorio en California. Y no es solo en temas sindicales sino que los conductores independientes se unen para comparar notas, descubrir nuevas políticas de las aplicaciones y ayudarse mutuamente a navegar las dificultades de la gig economy.

    Esta necesidad de agruparse y sindicalizarse está llegando a otros ámbitos de las nuevas formas de trabajo como a los redactores independientes de medios digitales  (HuffPost, Fast Company o Gizmodo), los creadores de podcasts (con apoyo de Writers Guild), los youtubers europeos también están formando un sindicato (asociándose con IG Metall, el sindicato alemán de trabajadores metalúrgicos y consiguiendo las primeras victorias) e incluso los creadores de memes en Instagram están buscando mecanismos de negociación colectiva. 

    ¿Cómo reaccionan ante ello los sindicatos tradicionales?

    El movimiento sindical se enfrenta hoy al reto de modernizarse y de buscar las vías para llegar y conectar con estos trabajadores independientes. Los retos para estos trabajadores son abundantes: inestabilidad en los ingresos, horarios y duración de la jornada laboral fluctuantes, dificultad para acceso a los beneficios sociales, un derecho a la desconexión difícil de ejercer, etc... pero el sindicalismo tradicional no es cool y parece que tiene un encaje difícil en esta economía digital. La pixelación afecta también las nociones tradicionales de intermediación y representación, justo las funciones y el espacio colectivo que han cubierto los sindicatos desde sus orígenes.

    Los sindicatos mayoritarios, tanto a nivel España como a nivel Europa, son conscientes de la problemática que enfrentan. Abundan los estudios acerca de las nuevas formas de trabajo y cómo podrían adaptarse los sindicatos a los nuevos tiempos. Desde los informes de ETUI, ETUC o UniGlobal se analizan nuevas maneras de organizarse, las nuevas herramientas digitales y la necesidad de trabajar desde la prospectiva para para dar forma al futuro del trabajo.

    En España desde UGT se desarrolló el portal Tu respuesta sindical ya, se publicó una extensa guía sobre Los riesgos laborales de la economía colaborativa y colaboró en la edición de un un tríptico para los trabajadores de plataformas publicado desde el Ayuntamiento de Barcelona. 

    Por su lado CCOO ha publicado estudios al respecto del tamaño de la economía de plataformas en Catalunya, dentro de La Escuela Sindical es un tema que se trata de manera recurrente y recientemente junto a la Fundación COTEC y Eticas Foundation han publicado el informe Los sindicatos ante los retos tecnológicos. Dinámicas y buenas prácticas. Lo que no se ha conseguido desde estos sindicatos mayoritarios es facilitar negociaciones y acuerdos entre plataformas digitales y trabajadores ni tampoco encontrar la manera de ayudar a organizar a estos colectivos de trabajadores independientes. 

    Por el momento han sido más los sindicatos minoritarios (CNT en Deliveroo) y las intersindicales (la IAC fue protagonista en el nacimiento de RidersxDerechos) quienes han dado un apoyo más efectivo a los colectivos de trabajadores en las plataformas digitales en España.

    Finalmente desde la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), un híbrido entre un sindicato y un asociación empresarial recientemente integrada en la patronal CEOE, junto a ADigital han lanzado propuestas concretas para evolucionar el modelo laboral actual con un TRADE Digital orientado a los trabajadores de plataforma.

    La voz colectiva de los trabajadores pixelados, a debate el 26 de septiembre en Reshaping Work Barcelona 

    Frente a este panorama tan complejo, y tan dinámico, dentro de la primera edición del Reshaping Work Barcelona el próximo 26 de septiembre se organiza la mesa redonda "La voz colectiva en la economía de plataformas: retos, oportunidades y soluciones". 

    Participarán en el debate Carlos del Barrio, Secretario de Políticas Sectoriales y Sostenibilidad en CCOO, Jordi Mateo, Presidente de APRA, María Fierro, cofundadora y secretaria adjunta de APP Sindical, Argentina, y Miguel Ferrer, Responsable de Asuntos Públicos para el Sur de Europa y Latinoamérica en Glovo.

    Reshaping Work Barcelona: "Futuro(s), Trabajo(s) y un nuevo contrato social, liderado por Ouishare, va a reunir los próximos 26 y 27 de septiembre a una mezcla de académicos, responsables políticos, sindicatos, líderes empresariales, startups, trabajadores de plataformas digitales, etc. para debatir sobre el futuro del trabajo y dar forma a un nuevo contrato social. Una ocasión única para empezar a comprender la complejidad del futuro del trabajo en la economía digital. Alternativas Económicas es uno de los medios oficiales del evento.

    Albert Cañigueral es conector de Ouishare España.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.