Libra, la criptomoneda de Facebook que promete cambiar el mundo

  • Por (Periodista Revista Valori*)
    2 Agosto, 2019

    Un nuevo sistema de pago global. Un enorme poder para quienes lo controlan. Y nuevas relaciones de poder con la política y los bancos centrales.

    Tras meses de espera, Facebook ha revelado los detalles del lanzamiento de su proyecto Libra, que combina funciones electrónicas basadas (solo en parte) en la tecnología blockchain y una nueva criptomoneda. Se trata de un cambio de época a nivel financiero global. No solo para la red social creada en 2004 por Mark Zuckerberg (que en marzo pasado tenía 2.388 millones de usuarios activos y que hoy es una compañía con una capitalización de 535.000 millones de dólares en el mercado de valores de Nasdaq, con ingresos anuales de 56.000 millones y un beneficio neto de 22.000 millones).

    Nuevas relaciones de poder con los Bancos Centrales

    Hay numerosos aspectos significativos del proyecto que comenzará a operar el próximo año. El impacto de Libra no se limita a la creación de un nuevo sistema global de pagos o a la emisión de una nueva criptomoneda, sino que, sobre todo, implica un salto hacia territorios hasta ahora inexplorados, especialmente desde el punto de vista de la capacidad que tendrá Libra de explotar las diferencias existentes entre un país y otro en términos de situaciones legislativas y controles.

    El nuevo organismo tendrá un enorme poder financiero que, si no se vigila y controla adecuadamente, podría subvertir de manera imprevisible las relaciones de poder no solo con la política, sino sobre todo con los Bancos Centrales y con las instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, los verdaderos sujetos del actual sistema capitalista.

    El propósito "social" y la elección del nombre

    El objetivo declarado de Libra es funcionar como una herramienta de inclusión financiera a nivel global: "Libra tiene el potencial de proporcionar a miles de millones de personas en todo el mundo el acceso a un ecosistema financiero más inclusivo y abierto", ha explicado David Marcus, un ejecutivo de Facebook que dirige a su filial Calibra, que construirá y administrará productos relacionados con Libra. El proyecto se dirige sobre todo al público en los países en desarrollo y a la amplia audiencia de todos aquellos que no están bancarizados. El término Libra retoma los numerosos significados latinos del término: ante todo el de libra como medida de peso y capacidad; después el de equilibrio o nivel, por lo tanto, mostrando un sentido de justicia, contrapeso o equilibrio en un sentido figurado. En las lenguas latinas el término recuerda el concepto de libertad. Por último, la libra romana fue la base de monedas como la lira italiana y la libra esterlina.

     

    Cómo funcionará:

    Intentamos comprender cuáles son las características conocidas hasta ahora del proyecto Libra y para ello partimos de la descripción del funcionamiento actual de los sistemas de dinero electrónico, es decir, de la rama de finanzas y tecnologías informáticas que gestiona las transacciones en efectivo y los pagos digitales realizados con tarjetas de crédito y otros sistemas electrónicos basados en tarjetas de crédito, como Paypal.

    Hoy

    En el sistema tradicional utilizado hasta ahora, aquellos que desean realizar pagos o transferencias de dinero en canales digitales van al banco, abren una cuenta corriente, depositan dinero y firman un contrato de suscripción con una tarjeta de crédito. Con esta tarjeta de crédito va a un proveedor de bienes y/o servicios, por ejemplo, en un sitio web, los compra y les paga.

    Para ser autorizada, la transacción sigue un canal electrónico preciso: los datos del comprador de los bienes y/o servicios son transmitidos por el vendedor a una compañía (llamada adquirente) que los centraliza y administra los flujos financieros del vendedor; la adquirente transfiere los datos a la compañía que administra la tarjeta de crédito para verificar la existencia y la autorización de la tarjeta; la compañía que emitió la tarjeta, una vez verificada la existencia y autorización, transmite los datos al banco donde existe la cuenta corriente del comprador; el banco verifica que el gasto sea compatible con la situación financiera y lo autoriza, dando luz verde a la compañía que administra la tarjeta, que a su vez da luz verde a la entidad adquirente, lo que confirma la aprobación del vendedor que entrega los bienes y / o servicios al comprador.

    Con pequeñas variaciones, este mismo esquema también funciona cuando, en lugar de utilizar los datos de la tarjeta, la transacción se realiza a través del sistema de Paypal, que simplemente alarga la cadena de transmisión de información. Obviamente, para respaldar los costes necesarios para llevar a cabo estas transacciones de pago, cada eslabón de la cadena retiene una comisión calculada como un porcentaje del monto negociado.

    Mañana

    La criptomoneda Libra y su red de blockchain se lanzarán el próximo año. Cuando esté en funcionamiento, el sistema de pago creado a través de Libra funcionará así: el cliente descargará una aplicación llamada Calibra, que le vendrá propuesta por Facebook y se ejecutará como si fuese una billetera digital (wallet) en la que se "depositará" la criptomoneda Libra. El cliente se registrará en la aplicación Calibra y podrá utilizar la red de Libra transfiriendo sus datos personales a la Asociación Libra, que administra el sistema, y ​​validándolos con documentos de identidad oficiales.

    Luego se asociará a Calibra con sus datos bancarios y Calibra administrará las relaciones con los bancos. A través de la aplicación Calibra, que funcionará como una billetera digital, se transformará una cierta cantidad de dinero en tokens digitales (es decir, en unidades de cuenta) de la criptomoneda Libra. Una vez que se haya identificado el bien y/o servicio que pretende comprar, pero también (y en este caso es una novedad importante con respecto al sistema actual) un beneficiario a quien pretende transferir fondos, transferirá los tokens digitales Libra. La información de la transacción pasará a través de los nodos del sistema informático de los servidores autorizados en la red de blockchain administrada por el sistema Libra y sus entidades asociadas.

    Los servidores fotografiarán en sus registros digitales la transacción, restando el número de unidades de cuenta Libra de la billetera (wallet) del comprador y agregándolas a la billetera digital del vendedor de bienes y/o servicios o del beneficiario del pago. En comparación con la situación actual, hay innovaciones sustanciales: algunos intermediarios desaparecen. En el nuevo sistema no habrá ningún rol (por lo tanto, no se recibirá comisión) para las empresas adquirentes, para las compañías que administran tarjetas de crédito, para los bancos y para Paypal.

    Aunque incluso en este caso, obviamente con el fin de poder sostener los costes necesarios para llevar a cabo estas operaciones de pago o transferencia de fondos a cada enlace en la cadena (esencialmente solo la Asociación Libra y las entidades que administrarán el sistema de servidores autorizados en los que funcionará la red de blockchain) se cargará una comisión calculada como un porcentaje de la cantidad negociada.

    En la red ‘blockchain’

    La criptomoneda Libra la emitirá la Asociación Libra, que desarrollará la billetera digital (wallet) Calibra. Libra circulará en la plataforma blockchain creada por la Asociación Libra bajo la forma tecnológica de "contrato inteligente". Tanto la criptomoneda Libra como la red de blockchain que llevará el mismo nombre, según lo prometido por el documento original (documento técnico) en el que se basa el desarrollo del proyecto de Facebook, se diseñarán para que sean "seguros, escalables y confiables".

    Los objetivos sociales

    La Asociación Libra ha declarado que los objetivos "sociales" del proyecto de criptomoneda son sobre todo dos: permitir que aquellos que no tienen una relación bancaria puedan realizar compras y pagos y reducir las comisiones pagadas por las transferencias de dinero a nivel mundial. El valor real de la criptomoneda Libra y su estabilidad en el sistema de cambio estarán garantizados por inversiones seleccionadas basadas en su baja volatilidad, como los depósitos de liquidez de los bancos y los bonos gubernamentales emitidos por bancos centrales de monedas estables como el dólar estadounidense, el euro, la libra británica y el yen japonés.

    De esta manera, de acuerdo con el proyecto original contenido en el documento técnico, la criptomoneda Libra no sólo "no se anclará a una moneda única" (y, por lo tanto, no correrá el riesgo de sufrir fluctuaciones significativas en su valor, especialmente a la baja), sino que “tampoco tendrá un valor fijo en ninguna moneda existente en el mundo real”. Cuantas más personas utilicen, mayor será la liquidez y los activos financieros utilizados como garantía: si alguien quiere usar Libra, la canasta de garantía financiera aumentará en proporción al dinero que el cliente pretende convertir en Libra (se podrán en circulación tantas unidades de Libra como sean necesarias para los fondos depositados por el cliente); si al contrario los clientes quieren intercambiar unidades  de Libra con monedas reales, la canasta de garantía financiera disminuirá de manera correspondiente (se quitarán de la circulación tantas unidades de Libra como las que habrá retirado de su fondo el cliente).

    Miembros importantes de la Asociación Libra

    El órgano de gobierno y gestión del proyecto de criptomoneda Libra, la Asociación Libra, es una organización sin ánimo de lucro que se fundó en Ginebra, Suiza, y que según sus estatutos finalmente tendrá 100 miembros fundadores distribuidos en diferentes sectores, incluyendo Organizaciones No Gubernamentales (ONG), sobre una base geográfica internacional. Ningún miembro controlará con más del 1% de la red de blockchain, explica la Asociación. Facebook es parte de la Asociación, pero se ha privado voluntariamente del derecho a votar en las decisiones, que para ser válidas deben ser aprobadas por una mayoría de dos tercios de los miembros.

    Los miembros fundadores han sido seleccionados sobre la base de criterios de valor financiero: los fondos de capital riesgo deben gestionar activos superiores a los 1.000 millones de dólares, las empresas digitales beben depositar al menos 100 millones; las empresas que no pertenecen al sector criptográfico deben cotizar en bolsa y tener una capitalización de mercado superior a 1.000 millones o manejar fondos de clientes por más de 500 millones. Entre los 23 miembros fundadores de la Asociación Libra, además obviamente de Facebook, hay algunas de las compañías globales más grandes que administran tarjetas de crédito, como Visa y MasterCard, o pagos basados ​​en tarjetas digitales, como PayPal, cuyo peso llevará a muchos comerciantes y administradores de sistemas informático a aceptar a Libra y a apoyarla.

    Hay empresas importantes que venden productos y/o servicios en línea, como eBay, Booking.com, Spotify, Uber, Mercado Libre y Farfetch. Hay también compañías que administran los pagos en línea, como Stripe y PayU, que concienciarán a los comerciantes online. Hay empresas que administran sistemas de intercambio de criptomonedas como Coinbase, Xapo, Anchorage y Bison Trails. Hay empresas de telecomunicaciones como Ilíada y Vodafone. Hay compañías de inversión de capital de riesgo, como Andreessen Horowitz, Thrive Capital, Ribbit Capital y Union Square Ventures.

    Cuenta con organizaciones humanitarias no gubernamentales (ONG) internacionales y empresas tecnológicas sin ánimo de lucro que se llevan a cabo en universidades como Creative Destruction Lab, Mercy Corps, Kiva Microfunds, Women´s World Banking. Pero en la Asociación proyecto Libra, al menos hasta hoy, no hay ningún banco. Las empresas comerciales, financieras u otras con ánimo de lucro que administrarán los nodos de validación de la red de blockchain Libra deberán realizar una inversión inicial mínima de 10 millones de dólares en tokens de inversión Libra emitidos por la Asociación.

    La Asociación Libra estima que la administración de los nodos de validación tendrá costes operativos de aproximadamente 280.000 dólares al año. No se requerirá que las organizaciones no gubernamentales (ONG), los interlocutores sociales y las universidades inviertan un monto inicial de 10 millones de dólares, pero tendrán que financiar la gestión de su nodo pagando la parte de los costes anuales.

     

    Las diferencias con el Bitcoin

    Las diferencias entre el proyecto Libra y la criptomoneda principal del mundo, el Bitcoin, son numerosas y relevantes. Los desarrolladores pueden leer, programar, proporcionar comentarios y participar en la depuración del desarrollo del sistema informático del proyecto en el nuevo lenguaje de programación propietario de Libra llamado Move. Con respecto a la criptomoneda, Libra, a diferencia de Bitcoin, no se "extrae" de la red a través de los procedimientos informáticos de minería (mining), sino que se "emite" a través de la compra de bonos gubernamentales y el uso de depósitos bancarios.

    La criptomoneda Libra circulará en su propia red de blockchain autorizada y, al menos inicialmente, centralizada, en la que solo podrán operar los miembros de la Asociación Libra, mientras que la red de blockchain en la que circula Bitcoin es gratuita y descentralizada. Sin embargo, el documento del proyecto Libra dice que en el futuro la red de blockchain Libra podría evolucionar en formas no autorizadas y descentralizadas, sin embargo, siempre que "ninguna de las partes sea capaz de modificar unilateralmente las reglas de la red", que es el motivo por el que los miembros fundadores de la asociación afirman que el blockchain de Libra pretende operar como un "servicio público real" y que la red dentro de cinco años tendrá que evolucionar de una red autorizada a una red "sin autorización", por lo tanto, descentralizada.

    La gestión de la privacidad

    Otra diferencia sustancial con el sistema Bitcoin es que las transacciones realizadas con la criptomoneda Libra serán "pseudo anónimas": esto significa que el monto de la transacción, sus horarios y direcciones en línea en la red de blockchain Libra de las partes de la transacción (comprador / vendedor, cedente / beneficiario) serán visibles solo para miembros de la red Libra. El hecho de que la red de blockchain esté "autorizada" significa esencialmente que solo los miembros de la Asociación Libra podrán gestionar la validación requerida para el proceso de autorización necesario para validar transacciones, como es el caso de las redes privadas de blockchain soportadas por otras compañías u operadores.

    La Asociación Libra ha prometido que no mantendrá datos personales sobre los usuarios de Libra y Facebook ha asegurado que no cogerá ni procesará ni hará negocio con los datos resultantes del proyecto y las transacciones realizadas en su aplicación Calibra, pero, a diferencia de lo que pasa con el Bitcoin, la identidad y la contraseña de los usuarios de la aplicación serán registradas por terceras empresas, mientras que en el sistema Bitcoin son absolutamente anónimos y deben permanecer así para evitar el riesgo de robo de la criptomoneda.

     

    Inversiones, autorizaciones y controles

    Según el documento inicial del proyecto, los desarrolladores basados en el blockchain de bloques de Libra tendrán que "cumplir con las leyes y regulaciones de las jurisdicciones en las que operan", pero la red blockchain de Libra "no estará regulada". El hecho de que la Asociación Libra se fundara en Ginebra somete a Libra a las reglas de Finma, la autoridad de control federal suiza sobre criptomonedas, que, desde un punto de vista financiero, esencialmente solo se refiere sustancialmente al tema de las fichas de criptomoneda para inversión, no de las criptomonedas utilizadas para los sistemas de pago, frente a las cuáles cuentan sólo los procedimientos internacionales ordinarios contra el lavado de dinero conocidos por el acrónimo de KYC (Conozca a su cliente).

    Los procedimientos de control contra el lavado de dinero (otra de las diferencias significativas con Bitcoin) deben enviarse a cualquier persona que desee utilizar la criptomoneda Libra en las carteras de Calibra. Paralelamente al desarrollo del proyecto de criptomoneda Libra, la Asociación Libra también emitirá una criptomoneda del mismo nombre en forma de token de inversión llamado Libra Investment Token, que utilizará para financiar programas de desarrollo y para cubrir los costes operativos del proyecto. Los tokens de inversión de Libra solo estarán disponibles para inversores acreditados. Los poseedores de tokens de inversión de Libra podrán ganar en base a la distribución de los intereses obtenidos de las reservas de activos financieros para garantizar Libra.

    Garantías antilavado de dinero

    Además de la Asociación Libra en Ginebra, en febrero Facebook creó Calibra, una subsidiaria de pagos y pagos electrónicos registrada en los EE. UU. a la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN), la Red de Control de Delitos Financieros que forma parte del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos que recopila y analiza información sobre transacciones financieras para combatir el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y otros delitos financieros nacionales e internacionales. De esta manera, Facebook afirma que garantizará "la separación entre los datos sociales y financieros" y "construirá y administrará sus servicios en la red de Libra" en la conformidad con las regulaciones contra el lavado de dinero. Gracias al hecho de que Calibra se ha registrado en los EEUU. Junto a la FinCEN, según la legislación de EEUU, el sistema podrá operar en los 50 estados de EEUU.

     

    * Valori es la revista digital de finanzas éticas y economía sostenible de la Fondazione Finanza Etica.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario