plantas

  • Un buen diseño del jardín, con plantas autóctonas que en teoría podrían vivir con el agua de lluvia, puede suponer no sólo gastar menos agua, sino que las plantas duren más, sean más resistentes y necesiten menos atención. Si hay que regarlas, es mejor el riego por goteo, y es posible acostumbrarlas a poca agua. Se puede ayudar con abono ecológico, compost, y un poco de trabajo manual para eliminar las hierbas.

    Cremas, jabones, champús, perfumes, maquillajes, pintalabios..., cuidar la piel no sólo consiste en escuchar promesas casi milagrosas sobre sus efectos, sino en comprender de qué sustancias están fabricados los potingues que usamos. El sentido ecológico también llega a los cinturones, los bolsos, las joyas y las fundas para tabletas y otros cachivaches tecnológicos.