6.- Ayuda pública y paraísos fiscales, incompatibles