Atenas, a vueltas de nuevo con la quita