Andreu Missé

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Director fundador y editorialista de Alternativas Económicas

    Socio fundador de la revista Alternativas Económicas. Ha desarrollado su actividad profesional durante más de 35 años en El Periódico de Cataluña y en El País. De este último medio ha sido subdirector, redactor jefe de Economía y delegado de la corresponsalía en Bruselas. 

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
  • Publicaciones del autor

    Antonio Duarte González, (Cáceres, 1946), heroico sindicalista de Comisiones Obreras en la Celulosa (Torras Papel) de Motril, falleció en Almuñécar el pasado 26 de marzo, tras una penosa enfermedad que afrontó ejemplarmente. Electricista de profesión, como representante laboral fue el alma de la resistencia en su fábrica en las duras negociaciones de convenios y reducciones de plantilla. Querido y admirado por sus compañeros por su comportamiento ante la policía en la caída del PCE (ML) en Andalucía en 1973, en la cárcel y el exilio, que vivió con su compañero de prisión Manuel Puertas.

    El aumento de la deuda pública a consecuencia de la actual pandemia y de la crisis bancaria de 2008 ha superado el 122% del producto interior bruto en España y el 206% en Grecia. La montaña de endeudamiento se ha agigantado también en Italia (156%) y Francia (117%). Son niveles desconocidos desde la Segunda Guerra Mundial que amenazan la financiación del estado de bienestar y desvirtúan por irreales las reglas europeas, que limitan la deuda pública al 60% del PIB.

    Cada vez más voces se manifiestan a favor de que el BCE y los bancos centrales nacionales anulen o conviertan en perpetua la deuda pública que tienen en sus manos. Hay miedo a que una subida de los tipos de interés provoque un colapso y se impongan recortes sociales similaresa los de la crisis anterior. 

    El aumento del endeudamiento asfixia a los países más pobres. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que unos 45 millones de personas caerán en la pobreza en los países en desarrollo debido a la pandemia.

    Las graves secuelas que ha dejado la crisis financiera de 2007 están revalorizando la banca ética de forma incesante. Uno de los principales estímulos de esta nueva banca procede de la insostenibilidad del sistema financiero convencional. La banca tradicional es muy costosa de mantener por las elevadas ayudas públicas que consume y es especialmente perjudicial para millones de clientes debido a la profusión de prácticas abusivas.

    La asociación de consumidores Asufin denuncia al Alto Tribunal por vulnerar la directiva comunitaria que protege a la ciudadanía de las cláusulas abusivas en los contratos.

    Los fondos de la Unión Europea para afrontar la crisis sanitaria, económica y social se presentan como la gran esperanza para remediar los principales desafíos de la ciudadanía. La creación del fondo Nueva Generación (750.000 millones de euros) y el Plan SURE, destinado a los desempleados (100.000 millones), constituyen un salto cualitativo en la construcción europea. Por primera vez, los Estados asumirán un endeudamiento común de grandes dimensiones para apoyar a los más necesitados. Es significativo que una parte muy importante de estas ayudas, 390.000 millones de euros, serán subvenciones a fondo perdido. El resto, créditos a largo plazo.

    En el momento de escribir estas líneas, la mayor parte de ciudadanos vuelven a estremecerse ante la virulencia de la tercera ola de la pandemia de covid-19. La enfermedad ha contagiado a casi 100 millones de personas y ha causado más de dos millones de muertos en todo el mundo. EE UU encabeza la lista de países por víctimas mortales con más de 400.000 personas, mientras que España aparece en el décimo lugar del ranking mundial en cifras absolutas con más de 55.000 fallecidos, pero en un inaceptable cuarto puesto en términos relativos (116 por 100.000 habitantes), después de Reino Unido, Italia y EE UU.

    La pandemia de covid-19 está acelerando cambios profundos en nuestras vidas, en la economía y la sociedad entera. El impacto inmediato ha sido la pérdida de 1,6 millones de vidas, el desempleo y la pobreza. Al mismo tiempo, la pandemia está precipitando una profunda transformación social mediante una intensa implementación de las nuevas tecnologías. Para afrontar este gran desafío, el mercado ha sido completamente impotente, y solo una decisiva intervención pública y un mayor papel de la ciencia han paliado parcialmente los daños.

    Las entidades convencionales no han estado a la altura de los retos económicos y sociales, sobre todo en España. Urge otro modelo.

    Las cuentas del Estado para 2021 dependen en gran medida de fondos pendientes de aprobación en Bruselas.

    Hace un año los 200 mandamases de las grandes multinacionales estadounidenses que integran la Mesa Redonda de los Negocio sorprendieron al mundo con una insólita declaración: “El propósito de las corporaciones no debe ser solo maximizar los beneficios para los accionistas”.  Proclamaron que los objetivos de las empresas deben incluir también “compensar justamente a los trabajadores”, “tratar justa y éticamente a los proveedores” y “proteger el medio ambiente acogiendo prácticas sostenibles en nuestras empresas”. 

    El Alto Tribunal español vuelve a beneficiar a los bancos con sus sentencias sobre abusos en los préstamos hipotecarios.

    La sentencia del Tribunal Supremo sobre el polémico índice de las hipotecas no zanja la cuestión.

    Los científicos y los organismos internacionales no cesan de difundir informaciones cada vez más pesimistas sobre el impacto de la doble crisis sanitaria y económica. La segunda ola de la pandemia de  covid-19 ya está aquí, frustrando las expectativas de una rápida recuperación. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha indicado que este año la economía española será la más castigada, con una reducción de la producción del 12,8% y un aumento del déficit y la deuda pública de hasta el 14,1% y  el 123% del PIB, respectivamente.

    La adquisición de Bankia por parte de Caixabank acaba con la banca pública y pone a los consumidores en alerta ante el peligro de que continúen las malas prácticas.

    La temida segunda ola de covid-19 llegó a Europa antes de lo previsto, el pasado septiembre, con un fuerte rebrote de contagios en Reino Unido, Francia, Italia y, sobre todo, en España, de manera más preocupante en Madrid. El deterioro sanitario agrava la profundidad de la crisis económica. 
    El Banco de España y Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros) han empeorado sus previsiones para este país de manera alarmante.

    Philippe Frémeaux, editorialista de la revista francesa Alternatives Économiques, expresidente de la cooperativa que fundó esa publicación y colaborador de Alternativas Económicas, nos ha dejado tras una larga enfermedad que combatió siempre con buen humor. No dejó de escribir hasta el último momento.

    El economista Andrew Kliman derriba el mito secular de las contradicciones internas en el pensamiento de Marx.

    El fondo de reconstrucción se pone en marcha a costa de recortar políticas comunitarias.

    Páginas