Bankia pública, ¿por qué no?