Bruselas insiste: más austeridad