Con la pandemia, más niños y niñas trabajan