Credibilidad ‘verde’ tocada