El déficit exterior tiene dos caras