El dilema múltiple de la UE ante Pekín