El modelo laboral frena la investidura