El Supremo español, ante la Comisión Europea