Estados Unidos, en terreno resbaladizo