Euro: razones para la confianza