Europa, gran cliente de los paraísos fiscales