La crisis se llevó a las cajas... ¿para siempre?