La Europa de la energía, en pañales