La gestión del refugio, un caos