La industria química gana la batalla