La reforma puede hacerse esperar