Guillaume Duval

  • Publicaciones del autor

    La crisis ha provocado un sensible aumento del paro en todo el mundo. [En España, el mazazo ha sido muy agudo, pese a la mejoría  de julio: este mes se cerró aún con 761.000 parados más que en julio de 2019, con lo que la cifra de desempleados registrados alcanzaba ya las 3,77 millones de personas. Y ello teniendo en cuenta que todavía había 1,18 millones de afectados por expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE)].

    “¡Lo único que hay que hacer es anular las deudas!” Entre las numerosas ideas que se debaten para superar la crisis actual, surge con regularidad la de la anulación de las deudas públicas y privadas. Evidentemente, en algunos casos habrá que pasar por ello, pero es una herramienta muy delicada. 

    ¿Refugio inseguro? Tras rozar la recesión, el país empieza a dudar. Los dogmas que Berlín ha 
    impuesto a Europa desde hace 10 años se resquebrajan.

    Entrevista a Sebastian Dullien, director del Instituto de Macroeconomía y Análisis de los Ciclos (IMK). Cada vez son más numerosas las voces alemanas que cuestionan la política de austeridad. No es seguro que ello baste para que las cosas cambien significativamente.

    Tempestad: La economía europea pasa por dificultades. Para limitar los daños, la zona euro dispone de márgenes de maniobra. Pero es necesario que los utilice.

    Tensión: El pulso entre el Gobierno italiano y la Comisión Europea amenaza con desestabilizar la  economía continental en un momento delicado.

    División: El movimiento de los ‘chalecos amarillos’ cuestiona las dinámicas de desigualdad que desde hace varios años operan en la sociedad francesa.

    Contencioso: Defensa, clima, comercio... Hace ya tiempo que esos temas enfrentan a las dos orillas del Atlántico, y Trump exacerba esas tensiones.

    Crecimiento: La recuperación de la economía estadounidense se debe a unos presupuestos expansivos que a la larga resultan insostenibles.

    Marasmo: El nuevo presidente brasileño tendrá una ardua tarea si quiere enderezar un país minado por la corrupción y atrapado en las dificultades económicas.

    Recortes: Para reducir el déficit, el Gobierno francés apuesta sobre todo por disminuir el gasto público. En el punto de mira: los funcionarios y el gasto social.

    Desafección: Un Ejecutivo de euroescépticos gobierna uno de los países históricamente más proeuropeos. Más de dos décadas de austeridad continuada han provocado un hartazgo que ahora amenaza también a Bruselas.

    Zona Euro: Macron alardea de tener ambiciones para reformar Europa. Sin embargo, en lo que se refiere a la Unión Monetaria no parece que vaya a tener éxito.

    ¿Cómo evolucionará  la población mundial? La previsón demográfica es un arte difícil. Tiene muchos condicionantes.

    Un descenso de la población humana, deseable para el planeta, significaría la aparición de numerosos problemas, que no son  insalvables si nos anticipamos a ellos.

    Avance: La economía europea va recobrando la pujanza de antaño, pero las cicatrices que deja la crisis son profundas y las diferencias entre países aumentan. La mejoría podría descarrilar si el BCE pone fin a sus ayudas.

    Presupuestos: Jubilados y funcionarios son los principales perdedores del proyecto de presupuesto en Francia, mientras que la clase acomodada ve aligerarse su fiscalidad.

    Alemania es el referente económico de Europa. Por muchas razones, pero no por las reformas laborales de Schröder.

    ¡Stop, abandonad el cincel, olvidad los explosivos! La destrucción creadora no consiste en demoler todo lo que nos cae en las manos para aumentar nuestra cotización, como si de un artista contemporáneo en plena performance se tratara. 

    A diferencia de los desalmados mediocres que se dedican a fanfarronear, las externalidades son discretas, sobre todo cuando son negativas: avanzan a escondidas. Por ejemplo, se agazapan tras un amable agricultor. Miradle, inspeccionando el trigo con el que mañana se fabricarán nuestras barras de pan y nuestros bollos.

    Páginas