La regulación financiera, amenazada