La salida del Reino Unido, muy cara