Los contratos públicos se socializan