Los daños colaterales de la UE