Los inmigrantes no pueden recibir un “trato degradante”